Cocinando con Amaranto

Las semillas de amaranto contienen de 13 a 15 % de proteínas, esta cantidad es mucho más lata comparado con otros granos tiene un alto nivel de lisina, aminoácido escencial. Además, las semilla de amaranto es alta en fibra, calcio, hierro, potasio, fósforo, zinc, vitaminas A y C.

La combinación de la semilla del amaranto con el frijol y el maíz - componentes básicos de la dieta Mexicana - crean una proteína vegetal de alto valor biológico que es capaz de sustituir las propiedades nutricionales de los lácteos y  las carnes. Sus hojas también son comestibles, y contienen más calcio, fósforo y vitamina C que las espinacas, además de contener altos niveles de ácido fólico y otros nutrientes presentes en las semillas.

¿Cómo preparar el amaranto?

  • Semilla de Amaranto - Para comer, hierva 1 parte de semilla de amaranto por 3 partes de agua durante 30 minutos. Luego enjuague, cuele y sirva en lugar de arroz o añada a cualquier sopa, crema, salsa o guisado.
  • Cereal de Amaranto (la forma más común en México) - Es ideal para añadir a los batidos, granola, avena, sopas, ensaladas o en cualquier receta. 
  • Harina de Amaranto - Sustituya cualquier receta elaborada con harina de trigo y use solo un 20% de la harina de amaranto.
  • Hoja de Amaranto - Es un quelite, que se prepara de maneras similares a la espinaca aportando mayores beneficios que esta última.  Añadalo a sus guisos, sopas, cremas, ensaladas, guarniciones, rellenos y demás.

Para más recetas, descargue nuestro recetario hecho por miembros de la comunidad, voluntarios y personal Puente. ¡Cocinamos con amaranto!