Tejate

Lo que deberías saber sobre esa bebida pre-hispánica

 

 

El tejate es una bebida pre-hispánica elaborada a base de cacao (chocolate) en la comunidad de San Andrés Huayapam, a unos 20 minutos del centro de Oaxaca. Al igual que en muchos pueblos del estado de Oaxaca, esta bebida fue originalmente utilizada para iniciar y celebrar varias ceremonias entre los habitantes, incluyendo bodas, nacimientos, funerales, eventos administrativos y rituales de mayoría de edad. Hoy en día, el tejate es más conocido y visto como una bebida refrescante, que se acostumbra tomar por la tarde, se sirve frío y los encuentras en en los diversos mercados, puestos sobre carretera y ocasionalmente en cafés en los Valles Centrales de Oaxaca. Ha llegado a ser tan popular que Huayapam, un pueblo de 3000 personas, organiza un festival anual del tejate con la participación de un estimado de 30.000-50.000 personas que vienen de todo el sur de México.

Esta deliciosa bebida tiene cuatro ingredientes principales, que incluyen el maíz, semillas de cacao, flor de rosita de cacao seca y, a menudo, pero no siempre, la semilla de la fruta de mamey. Lenta y laboriosamente, estos ingredientes se hierven y se nixtamalizan, como es el proceso de cocción del maíz, o se tuestan, como es el proceso de cocción del cacao, la flor de rosita de cacao y la semilla de mamey. Los ingredientes se combinan a continuación: se amasa a mano a medida que la tejatera vierte agua fría en la mezcla, aflojando lentamente la masa para crear una consistencia fina y cremosa que también separa mágicamente la grasa del cacao para formar una deliciosa guarnición. Todo el proceso de elaboración toma alrededor de 4 horas desde la preparación de las materias primas hasta el producto terminado.

Todos estos ingredientes se combinan para hacer una bebida energética deliciosa y también nutritiva que además de ser ceremonial en origen, también se utiliza para animar los huesos cansados ​​de los agricultores de la comunidad, especialmente durante la temporada de cosecha. Mientras que el maíz nixtamalizado y el cacao son conocidos por ser increíblemente abundantes en nutrientes, vitaminas y minerales, la desconocida flor de rosita de cacao y la semilla de mamey tienen propiedades curativas y cosméticas más allá de sus aromas y sabores embriagantes.

ChocoSol es una transformadora de chocolate que comenzó en Oaxaca en el 2004 y tiempo después se mudó a Toronto, Canadá. Chocosol respeta y honra las tradiciones del chocolate oaxaqueño, valorando las relaciones regenerativas y directas con las comunidades productoras, y buscando elaborar un chocolate de primera calidad. Una de nuestras bebidas populares es de chocolate con sabor a téjate en base a la inspiración de las tradiciones oaxaqueñas. ChocoSol ha sido un aliado de Puente a la Salud Comunitaria, A.C. (Puente), desde hace varios años, y últimamente se ha asociado para la compra de semilla de amaranto de las comunidades productoras de los Valles Centrales y la Mixteca Alta. Desde Oaxaca a Canadá, ChocoSol utiliza el amaranto oaxaqueño en su masa para tamales, bebidas de chocolate, y barras de chocolate.

Este Día de Amaranto, Puente está llevando la regeneración del amaranto a un paso más allá, añadiéndola a la masa de tejate tradicional para hacer un tejate de amaranto - que incluye el 10% de la harina de amaranto. De esta manera, las tejateras añaden una proteína increíblemente nutritiva a la bebida ceremonial, haciéndola no sólo enérgica y deliciosa, sino fortificada por el poder del amaranto, una semilla que fue importante en la vida ceremonial de los pueblos oaxaqueños. El amaranto fue erradicado forzosamente y prohibido por los líderes religiosos españoles, y sólo ha resurgido últimamente en la vida nutricional de los oaxaqueños, en gran parte debido al trabajo de Puente a la Salud Comunitaria, A.C.

Por Chris Christou, ChocoSol